La decepción de Donald Trump en el día de ayer ha sido absoluta y tenemos fuertes ventas en los principales índices de Estados Unidos que pueden llegar a ser del -1% en el Nasdaq y superiores al -0,7% tanto en el Dow Jones como en el SP 500. La volatilidad está repuntando más del 10%.
 
Ver que el nuevo presidente de Estados Unidos todavía no hace de tal y sigue el Trump más mediático ha decepcionado a todo el mundo pues no vimos absolutamente nada político pero mucho circo, por lo que los que apostaban por ver medidas más concretas se han desilusionado y están saliendo de todos los mercados a cierta velocidad.

El eurodólar sigue subiendo 0,78%, el dólar yen se desploma -1,23% y la libra dólar sube 0,6%, así que las exportadoras europeas son de las más dañadas en estos momentos con el súper sector de automoción y recambios cayendo -1,15%.

Los peores del día siguen siendo cuidados de la salud con un descenso de -1,9% al descubrir que Donald Trump no es que sea un enemigo pero tampoco parece un amigo precisamente.

Los problemas en el sector de cuidados de la salud y las biotecnológicas están haciendo que el Nasdaq compuesto esté respetando la resistencia de la parte alcista del periodo de expansión que está realizando desde agosto del año pasado.