Llevamos mucho tiempo viendo que Europa quiere relanzar y revitalizar la inversión en activos ABS, que son titulizaciones para hacer llegar al mercado dinero desde el mercado de capitales, bien por préstamos hipotecarios, préstamos en tarjetas de crédito o bien en coches.
 
Recordemos que se presentó un plan en septiembre pasado por la Comisión Europea para poder revitalizar este mercado y así hacerle llegar a la economía real más dinero procedente de la política económica que está llevando a cabo el Banco Central Europeo.
 
Pues bien, se le está poniendo pegas porque se ha estado mirando con detenimiento lo que pasó en la crisis subprime y no se quiere que pueda pasar otra vez. En concreto, recordemos que lo que pasó fue que no se controló bien la creación de los activos respaldados por hipotecas y al final resultó que los subyacentes de esos activos no correspondían con las calificaciones crediticias que tenían, lo que acabó resultando en un fiasco total porque se generaban pérdidas que no se podían tener en cuenta debido a que había un engaño en la composición de sus activos.
 
El encargado de dirigir este plan en el parlamento europeo está trabajando en un documento en donde piden la necesidad de un registro público de esos activos y los subyacentes de los mismos para que no haya un desequilibrio en la obtención de información a la hora de invertir en ellos y se genere el mismo agujero que apareció en la crisis subprime. Esto podría llevar consigo un retraso en la aprobación del plan que podría empujar el voto del mismo hasta diciembre, ya que todavía necesitan más tiempo para trabajar en ello.