Los mercados europeos no consiguen quitarse el signo negativo de la variación porcentual del día, aunque sí estamos lejos de los mínimos de la sesión al haber entrado en sobreventa en el muy corto plazo.
 
La situación sigue deteniéndonos completamente concentrados en los primeros pasos que haga la nueva administración de Estados Unidos, ya que el discurso de investidura del viernes pasado no arrojó nada bueno ni ninguna realidad, aunque dichas realidades sí las empezamos a tener el fin de semana con esos mandatos para revisar los acuerdos comerciales tanto con México como con Canadá.

Lo anterior ha generado un descenso en todos los países que saben que exportan directamente a Estados Unidos, lo que ha generado una revalorización del yen por debilidad del dólar, algo que también se ha visto en el cruce euro dólar.

Alemania es una de las que más miedo debe tener porque sus exportadoras están intentando desde hace mucho penetrar cada vez más en el mercado norteamericano, aunque el escándalo de las emisiones fue un movimiento extraordinario que evitó la mayor penetración de los motores diésel en el país aprovechando en su día los altos precios de los carburantes.

El súper sector bancario es uno de los peores en el día de hoy con descensos generalizados en todos los valores pero especialmente con los ojos puestos tanto en España como en Italia. Con respecto a este último, la rentabilidad a 10 años estaría jugando con la resistencia del 2% porque hay muchas dudas acerca de la situación del sector bancario en el país. De la misma manera, los bancos españoles están presionados por las consecuencias que pueda tener en las hojas de balance la oleada de peticiones de devolución de todos los importes pagados de más por la existencia de las cláusulas suelo.

El sector asegurador está siguiendo bastante bien al sector bancario, aunque la estrella del día es el grupo asegurador italiano Generali por la aparición de rumores en prensa de que podría ser objetivo de compra tanto por una entidad bancaria italiana como por el gigante alemán Allianz. El mercado ha reaccionado subiendo muchísimo, casi el 5%, los valores de la compañía pero los analistas no creen que dicha información sea fiable porque no ven lógica al movimiento por parte de los posibles compradores.