La comisión europea estima que el déficit de España se iría al 6,1% en el 2015, muy lejos del objetivo si no hay algún tipo de cambio en la política aplicada.