Y no es que sea negativo, sino que empezamos a meternos en una dinámica en donde empieza a subir claramente, la OPEP ya tiene su recorte de la producción, parece que el aumento de la producción de crudo en Estados Unidos no va a ser suficiente para contrarrestar la bajada de la OPEP, así que se mantiene la presión alcista de los carburantes sobre la inflación. Dicha inflación hemos visto que también ha subido en Alemania, en la zona euro y en el resto de países del área, por lo que cada vez puede aumentar la presión sobre el programa cuantitativo del Banco Central Europeo por parte alemana, algo que es más que obvio.
 
En estos momentos, tales el dato de IPC de Estados Unidos, las rentabilidades vuelven a subir otra vez en el mercado secundario tiene demasiada preocupación sobre el carácter de las relaciones entre la presidencia de Estados Unidos y la Reserva Federal. Trump se queja de un dólar alto, la Reserva Federal sigue pesando en tres subidas de tipos de interés y ya veremos cómo acaba ese choque.

Desde la Reserva Federal se ha empezado ya a hacer referencias, aunque sólo son comentarios de algunos miembros, a la enorme cartera en la hoja de balance que tienen de todo lo que compraron de deuda pública y de activos respaldados por hipotecas durante todos los programas cuantitativos. La situación ahora es muy delicada porque si toma la decisión el año que viene de ir reduciendo esa cartera y vendiendo poco a poco en el mercado todo eso, será una presión vendedora importante que puede sostener la subida de tipos de interés de forma muy consistente, por lo que el mercado hipotecario va a tener que estar muy vigilado ya que la confianza de los constructores hoy hemos visto que ha dado el primer paso atrás desde la victoria de Donald Trump, coincidiendo con toda la subida de tipos de interés que llevamos a las espaldas desde noviembre.

De momento el mercado norteamericano no tiene movimientos excesivos y estamos lejos de los máximos del mes, poco a poco perdiendo fuerza.

Los resultados empresariales siguen su curso y tenemos un poco de todo, aunque los bancos sí han mostrado fuertes ganancias en el último trimestre debido al aumento de actividad de los inversores por el fuerte repunte alcista que tuvieron los mercados tras la victoria de Donald Trump, así que nadie sabe si estos resultados van a poder mantenerse en el futuro.