Bradesco, banco brasileño, que tiene el 3,9% de Espirito Santo, dice que no tiene interés en la ampliación de capital, todo un síntoma.