La inflación bajó en mayo hasta un 1.2 % anual desde el 1.5 % anterior.

De hecho, los precios industriales mantuvieron su descenso anual del 4.6 % el mes pasado.






Precios de los alimentos moderándose, compensando la aceleración marginal del resto (1.0 % anual); no parece que las autoridades chinas deban tener mucha inquietud ante la evolución al alza de los precios. De hecho, todo lo contrario.



Pero la economía china sigue sin ofrecer aún indicios claros de desaceleración.

¿Recuerdan los datos de la balanza comercial conocidos el pasado fin de semana? Caída de las ventas del 2.5 % anual también en mayo, aunque algo más moderado el descenso frente al 6.4 % anterior; las importaciones sorprendieron en mayo con un fuerte descenso del 17.6 % anual, más pronunciado que la caída del 16.2 % de abril. Es cierto que en el caso del descenso de las importaciones hay un componente precios que no se puede despreciar, pero que también resulta más complejo de valorar.

El resultado fue el tercer mayor superávit comercial de la histórica en mayo, con un crecimiento del 206 % anual en el saldo positivo acumulado en los cinco primeros meses.



¿Es suficiente la política monetaria expansiva actual instrumentada hasta el momento? Incluyendo, por qué no, el rally en las bolsas. Nosotros aún esperamos hasta dos recortes adicionales de tipos en lo que resta del año y más descensos en el coeficiente de reservas. Sin descartar otras medidas que faciliten la expansión del crédito al sector privado.



José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España