Sinceramente, no me inquieta la posibilidad (remota) de que el Parlamento alemán rechace el nuevo Programa de asistencia a Grecia.
Y tras escuchar la primera comparecencia de la Canciller alemana hoy, la preocupación es menor. De hecho, lo que más me ha llamado la atención es la crudeza de su discurso.
Les dejo algunas frases que hemos escuchado:

* Se ha perdido la confianza sobre Grecia
* No ha sido posible un tiempo muerto para Grecia
* No se puede hacer un haircut de la deuda griega en el EURO
* Alternativa al Programa de asistencia era el caos
* Seria irresponsable si no aceptamos negociar un nuevo Programa
* Se están creando las condiciones para la Asistencia
* Alemania estará bien si todo va bien en Europa

Y ha agradecido públicamente al Ministro de finanzas alemán por la negociación.

En el fondo, pide la asistencia a Grecia, una asistencia controlada, ante el riesgo de un escenario mucho peor para todos. Incluida la propia Alemania. Hoy por hoy, no hay margen para dejar a Grecia en un impasse. Pero esto podría cambiar en el futuro. Esto último lo añado yo.


José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España