El índice sube en marzo hasta 54.8 desde 53.

Pero es inferior al 58.2 previsto por el mercado.


¿Optimismo relativo de los analistas? La valoración actual repunta con fuerza hasta 55.1 desde 45.5, por encima de lo previsto.

Pero las perspectivas hacia el futuro no avanzan tanto.



¿Por qué? Por un lado, se reconoce la mejora de la demanda doméstica.

Por otro, se advierte sobre la incertidumbre que pesa sobre la zona desde los conflictos de Ucrania y Grecia.



Pero no ha sido el único dato económico relevante que hoy conocemos en la zona.

Así, Eurostat publica también hoy la evolución del empleo en el Q4 del año pasado.

Sube un 0.1 % en cifra trimestral y apenas un 0.9 % en cifra anual.




José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España