En realidad esas acciones con respecto al programa cuantitativo ya tienen fecha, pero estamos viendo que la inflación está subiendo a marchas forzadas tanto en el IPC como los precios de producción industrial. Esto aumenta la presión de Alemania para que se normalice la política monetaria, pero el miedo ahora mismo es que se haga más rápido de lo inicialmente previsto.

De momento ha sido Lautenschlaeger el que ve optimismo acerca de que el programa cuantitativo esté cerca pues cree que el BCE debe estar preparado para la llegada de mejores tiempos. Además, dentro del sector bancario empieza ya a pensar que ese es el movimiento que se debe hacer porque programa cuantitativo tiene demasiados efectos secundarios.

No hay que perder de vista que el comentario viene de un antiguo miembro del Bundesbank y los que han abierto la boca en el sector bancario son también alemanes.

Evidentemente, esto está dentro de la esperada subida de tono por parte de Alemania para terminar con la política monetaria actual.