The victory of the far-right National Front was a "trauma for France and for Europe" and had "tarnished the image of France," said President François Hollande.

"Two days after the election you expect me to have everything solved - I think that's probably going too far." Merkel, sobre la elección del futuro presidente de la Comisión Europea.

"A critical moment for the E.U. in terms of signaling how leaders are responding to the rise in populist anti-E.U. sentiment," said Simon Hix, a professor at the London School of Economics.

In the wake of the election, the main issues at the dinner, the leaders' first meeting after the balloting, which ended Sunday, was how to develop future European Union policies in the face of such anti-European results and how soon to choose a new president of the European Commission to replace the departing president, José Manuel Barroso.

He elegido algunos comentarios que hoy publican medios sobre la reunión/cena de ayer de los líderes europeos. Aparentemente, un primer impacto del resultado electoral del domingo es que el focus a muy corto plazo no se centra tanto en la persona como en las características del cargo del Presidente de la Comisión Europea. ¿A estas alturas? Así son las cosas.  Y todo apunta a que el resultado de las elecciones, en clave interna (miren a Francia) y externa (mayor dificultad para alcanzar acuerdos en el Parlamento Europeo), llevará a una mayor complejidad para alcanzar acuerdos. Repito, un primer ejemplo es la propia elección del Presidente de la Comisión.

En mi opinión, la EMU reaccionó como pudo con los instrumentos existentes a la Crisis. Pero lo cierto es que muchos de los acuerdos alcanzados lo han sido a nivel nacional y no tanto utilizando las instituciones europeas. Al final, lo cierto es que la integración europea en términos financieros y fiscales no está lo suficientemente avanzada para responder a una Crisis en muchos casos estructural como la sufrida. O que aún estamos sufriendo. Esto podría llevar a pensar curiosamente que el propio entramado europeo ha quedado debilitado ante la necesidad de acuerdos directos entre los países, curiosamente lo contrario a lo que exigiría una respuesta común y conjunta a la Crisis. Desde el "más Europa" hacia una respuesta "nacional" para luchar contra la Crisis. La cuestión que queda por responder, de hecho que genera cierto temor responderla, es si el resultado de las elecciones del domingo han creado un escenario propicio para que se revierta precisamente esta mayor importancia relativa de los países frente al conjunto.

¿Qué no tienen una respuesta clara? Nadie la tiene. Pero, es cierto, siempre nos quedará el ECB.
En una encuesta recogida ayer entre nuestros inversores más del 50 % esperan que la semana próxima la Autoridad Monetaria Europea recorta los tipos de interés; el 22.1 % que lo haga al mismo tiempo que aplica medidas de liquidez y hasta no convencionales; el 27.9 % no espera decisiones.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España