Responsabilidad fiscal frente a la anti-austeridad.

Y esto es lo que aparentemente ha anunciado el líder laboralista: dar credibilidad económica a su Programa, dejando fuera de potenciales recortes a la educación y sanidad. El resto de las partidas de gasto estará condicionado a la necesaria reducción del déficit público y la evolución macro. 

¿Y el Partido Conservador? Deja en el aire la posibilidad de mayor gasto público.

Desde una perspectiva fiscal, parece estrecharse la diferencia entre ambos programas.
¿Qué dicen los nuevos sondeos? En los dos gráficos siguientes podemos ver la evolución de la intención de voto promedio de los 10 últimos sondeos. Y ahora dan una ventaja de un 1.5 % a laboralistas sobre conservadores. Al final, 280/285 escaños sobre 270/275 respectivamente de laboristas y conservadores para un Parlamento de 650 escaños. ¿Un Gobierno en minoría? Dependerá al final de la posibilidad de pactos con los tres partidos restantes que aspiran a representación. Sí, el Partido laborista parece tener más margen para un acuerdo con liberales y/o el Partido Nacionalista Escocés (SNP).



Por último, la mejora de las encuestas a favor del Euro reducen el riesgo de Brexit. Veremos.

José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España