Operar con opciones intradía tiene sus ventajas pero falta saber cómo hacerlo de una forma correcta. Los puntos positivos son principalmente el apalancamiento que ofrecen y poder limitar las pérdidas. Sin embargo no conviene hacerlo con cualquier subyacente (valor) ya que también puede tener sus inconvenientes.

En primer lugar, al comprar opciones el factor tiempo puede ir en nuestra contra ya que las opciones pierden valor con el paso del tiempo y aunque acertamos con la dirección del subyacente las ganancias pueden bajar mucho por el paso del tiempo (en este caso por el paso de las horas intradía).
 
Y en segundo lugar, si el subyacente no tiene mucha liquidez, la horquilla de la compra y venta de las opciones puede ser amplia y perderemos dinero cada vez que entramos y salimos de los trades. En total, el ‘slippage’ (el coste de operar + comisiones) puede ser considerable.
Cómo elegir las opciones para una operativa intradía exitosa

Uno de los principales cometidos que tenemos en http://optionelements.es/ es de enseñar la mejor forma para superar esta problemática  Se trata de elegir opciones con muy poco valor temporal (las que menos prima pierden por el paso del tiempo). Para esto es mejor elegir opciones que están ‘muy dentro del dinero’. Estas son las opciones calls que tienen su precio de strike muy por debajo de donde se encuentra el precio del subyacente o en el caso de las puts, con el precio de strike muy por encima de donde se encuentra el subyacente. Estas son opciones que tienen una delta muy cercana a 100.
 
También es conveniente utilizar opciones con muy poco tiempo hasta el vencimiento (ellas son las que más deltas tienen) y, de nuevo, con una delta muy cercana a 100. Nunca deberíamos comprar opciones ‘al dinero’ (con delta 50) ya que éstas son las que más valor pierden por el paso del tiempo.
 
Conforme vayamos acercándonos al vencimiento de las opciones, la prima se basa cada vez más en el valor intrínseco de ellas (el grado que se encuentran dentro del dinero) y su valor ya sólo depende del precio del subyacente. Y esto sucede hasta tal punto que si el subyacente se mueve 1 punto/dólar la prima de la opción cambia exactamente en la misma medida.
 
Otra ventaja de las opciones con vencimientos más cercanos en tiempo es que se compran y venden mucho más, tiene mayor liquidez, menores horquillas de compra y venta y sufrimos mucho menos ‘slippage’.
Otro factor a tener en cuenta es la liquidez en general que tiene el subyacente ya que cuanto más líquido sea menos será la horquilla de compra y venta y, de nuevo, menos será nuestro coste de entrar y salir de cada operación. Google, Apple, SPY y el petróleo son buenos ejemplos de subyacentes con liquidez.
 
Al realizar una operativa correcta con opciones intradía, podemos aprovechar el apalancamiento que nos ofrece este tipo de instrumento, ya que nos cuesta mucho menos que comprar o vender las acciones, futuros, etc y a la vez, en el caso de un movimiento desastroso en el mercado, limitamos las pérdidas sólo a la prima que hemos pagado por la opción.
 
Ricardo Sáenz de Heredia