En este punto, todos hemos visto la gran cantidad de medidas que está tomando el gobierno chino para poder sostener la economía, reformar su bolsa para dar más confianza los inversores extranjeros y la verdadera inundación de medidas para poder soportar las palabras de su Premier en el pasado diciendo que China quiere ser parte de la solución y no el problema.
 
Pues bien, en una rueda de prensa tras el cierre de la sesión legislativa anual en el país, ha dicho tajantemente que la economía no sufrirá un aterrizaje fuerte o un giro pronunciado, y ha enfatizado que pueden conseguir crecimiento y reformas de forma simultánea.
 
Recuerden que China está metida en una travesía en el desierto que no se sabe cuántos años va a durar, porque quieren cambiar su modelo económico de las manufacturas a la innovación y el consumo interno, por lo que este choque de trenes lo que genera es que mientras se está pasando de uno a otro, hay problemas en la economía porque no se crean tantos puestos de trabajo en los nuevos sectores como para poder conseguir recuperar lo perdido en los sectores tradicionales. En realidad, esta transformación es muy parecida a la que hemos visto en los resultados de Oracle o lo que está llevando a cabo más de una compañía de este sector, pasando de la venta tradicional de software y servicios a una de suscripciones en la nube. El crecimiento del sector de destino es potente, pero todavía no puede ser ni de lejos considerado como la principal fuente de ingresos, así que hay un momento de turbulencias que hay que aguantar.
 
Dice que el desarrollo y las reformas no son contradictorias y que deberían ser capaces de estimular la vitalidad del mercado y apoyar el desarrollo económico mediante reformas estructurales. Esa frase, es lo que se han hartado de decir durante la recuperación de estos últimos años los bancos centrales occidentales a los gobiernos.
 
Sin embargo, hay opiniones que piensan lo contrario, ya que se ha establecido un objetivo de crecimiento para este año que se considera ciertamente optimista, así que muchos creen que hay más búsqueda de crecimiento de reformas internas. Recuerden que el estallido de la situación del mercado de China fue porque se cortó la capacidad de apalancamiento de las operaciones en la bolsa, así que los expertos vuelven a decir otra vez que se necesita cortar y reducir el apalancamiento de forma más decisiva y constante, para evitar que vuelva a pasar otra vez.
 
Como podemos esperar, no hay críticas dentro de lo que ha dicho el Premier, y dice que los ratios de capital de las instituciones financieras de China son sólidos, los préstamos malos están cubiertos por la reservas y el país está haciendo progresos a la hora de reducir el endeudamiento corporativo usando mecanismos e instrumentos de intercambio de deuda por acciones.
 
Volviendo al cambio de modelo económico, dice que la reestructuración y la reducción de la sobrecapacidad que tiene el país se conseguirá sin un fuerte incremento de los despidos, lo que aumentaría la tasa de desempleo. Evidentemente, esto implica que los nuevos sectores deberían crear todo el empleo destruido en los sectores tradicionales, y ha subrayado que se han creado 13 millones de puestos de trabajo en ciudades del año pasado. Esto tiene un efecto secundario, y es que cuanto más grandes sea las ciudades, mayor va a ser la polución y el problema medioambiental, así que de forma indirecta se ven apoyadas todas las iniciativas para poder pasar a energías limpias en el país.