Hace tiempo ley en  Muy Interesante un artículo  sobre unas islas perdidas, las de Tristán da Cunha, dicen que el rincón habitado más remoto del mundo a nada menos que 3.000 kilómetros de la tierra continental
No fueron habitadas hasta 1.816 cuando el cabo británico Willian Glass y su mujer llegaron a las islas. Tuvieron 16 hijos en total, si unimos a todos estos algunos náufragos que llegaron por casualidad y cinco mujeres que llegaron posteriormente, éstos fueron el núcleo inicial. En total siete apellidos, eso es todo hasta la fecha.



¿El problema? Pues que ante los cruces constantes con la misma sangre los problemas genéticos ya han aparecido, el 50 por ciento de los habitantes de las islas tiene asma, también hay una mayoría con glaucoma, ceguera nocturna y algunas deformaciones en las orejas.

El aislamiento es total, sólo se puede entrar y salir con un barco que va de uvas a peras.

No es bueno quedarse aislado en nada en la vida. El Nasdaq y una serie de valores afines se habían aislado totalmente en su burbuja sin hacer caso de nada más. Al final se termina con problemas “genéticos” como los que tenemos ya. Y es que las valoraciones habían llegado a límites insostenibles, como ya comentamos en otras ocasiones en esta columna. Desde hace varios días, las ventas de estos valores sobrecomprados son agresivas en EEUU. Y aun así, el PER del Nasdaq sigue claramente por encima de 30 veces.

En el gráfico de acompañamiento tenemos al Nasdaq Composite con el indicador Ichimoku, uno de los más completos que existen para el análisis técnico.

Como vemos el gráfico está atravesando la nube ichimoku a la baja y esto es una mala señal. Es la primera vez que lo hace desde hace mucho tiempo. Y lo que es peor, el chinkou, que es la línea morada que va más atrasada, está confirmando la ruptura de la nube. Si vemos más atrás en el gráfico en otras ocasiones en que ha estado cerca de cruzar la nube a la baja, el chinkou ni de lejos confirmaba, pero esta vez sí. Todo cuadra. Es evidente que hay que darle filtro hasta el nivel psicológico de los 4.000 puntos que ya está cerca. Cuando iba al alza le costó casi dos meses pasar y confirmar. Pero por debajo la tendencia bajista sería clara, tras mucho tiempo siempre siendo alcista.

Además es la primera vez desde octubre de 2012, que el Tenkan y el Kijun también están a punto de cruzar la nube a la baja.

Cuidado por tanto con el Nasdaq y con ese soporte clave de los 4.000 puntos que puede resistir por otro lado mucho tiempo el asedio.

Ya saben que hace mucho que aconsejo vigilar el número de valores que acompañan a los índices a máximos para saber cuando la tendencia de verdad se agota, pues en estos casos, siempre acompañan pocos valores.

Pues bien el Dow Jones tocó máximos históricos el viernes pasado antes de caer, durante esta semana, acompañado sólo por 3 valores de los 30. Sólo J&J, Caterpillar y United Tech, cerraron cerca de sus máximos de 52 semanas. No es esta una buena señal.

Respecto a las bolsas europeas su aspecto técnico sigue siendo el mismo de la semana pasada y otras anteriores, lateral total.