La primera de ellas es la que más afecta al Nasdaq, que está luchando contra los máximos de este año creados en abril pasado pero lastrado por el sector tanto de las biotecnológicas como de cuidados de la salud por malos resultados de pruebas de nuevos fármacos y además un recorte de previsiones en algunos valores, haciendo que en general el sector del SP de Cuidados de la Salud sea el mejor con un descenso cercano al 1%.
 
Sin embargo, está consiguiendo compensar esa debilidad el dólar, por tener un poco más lejos la primera subida de tipos de interés, algo que está haciendo que se retome otra vez la fortaleza del precio del crudo una vez hemos visto que la producción en Estados Unidos sigue bajando con respecto al pico que conseguimos a finales de 2015. Por lo tanto, si ayer el sector de la energía fue el mejor del SP 500, ahora lo vuelve a ser otra vez, así que la participación de las petroleras en la mejora del Dow Jones y el SP 500 está siendo fundamental para poder atacar en el caso del SP la zona de máximos anuales y en el Dow Jones intentar acercarnos a dichos máximos.
 
Por otro lado, las tecnológicas también están apoyando muchos porque Apple vuelve a despertar otra vez.
 
Los bancos tampoco nos están ayudando nada porque el sector bancario del SP 500 está muy ligeramente negativo, -0,04%, ya que al final se nota que se esfuma la posibilidad a corto plazo de poder subir los márgenes por tener un poco más lejos la subida de los tipos de interés.