Japón se está metiendo poco a poco en una situación muy delicada porque hay miedo a que el plan económico del Primer Ministro esté perdiendo fuerza. Además, para una economía como la japonesa, lo peor que le puede pasar es que su moneda se fortalezca.
 
Con respecto a su moneda, veamos la situación del par dólar yen a semanas en donde se puede ver perfectamente que seguimos bajo la influencia de un enorme hombro cabeza hombro y un RSI que mantiene su directriz bajista desde los máximos fuertes sobrecompra de nada menos que 2014. El encarecimiento de su moneda no es un buen síntoma por doble motivo, el primero de ellos porque deja de abaratar sus productos, principalmente exportaciones, y porque puede cancelar el carry-trade que consiste en pedir préstamos en bienes para invertirlos en activos en dólares de alta rentabilidad.

usdjpy


Sobre la base anterior, hoy hemos tenido unos datos de confianza empresarial que han sido bastante desastrosos, porque todas las lecturas han salido inferiores a las anteriores.

La encuesta Tankan de confianza empresarial del primer trimestre, cuando se habla de pequeñas empresas no manufactureras, baja a 4 desde 5, justo lo esperado. El índice de difusión de esta sección cae a -3 desde cero, peor de lo esperado que era mantenerse cero.

El índice de pequeñas empresas manufactureras se pone en negativo a -4 desde cero, peor de lo esperado que era bajar a -3. El índice de difusión de esta sección cae a -6 desde -4, peor de lo esperado que era -5.

El índice de gastos de capital de las industrias pequeñas en el primer trimestre pasa de -0,2% a -19,3%, fuerte descenso pero todavía algo mejor de lo esperado que era bajar a -21%.

Pasando a las empresas grandes, tenemos que el índice de manufacturas baja a 6 desde 12, peor de lo esperado que era bajar a ocho. El índice de las empresas grandes no manufactureras baja a 22 desde 25, peor de lo esperado que era bajar a 24. El índice de difusión de esta sección baja a 17 desde 18, peor de lo esperado que era un incremento a 21.

Por último, el índice de perspectivas de las grandes manufactureras baja a 3 desde 7, peor de lo esperado que era un descenso a 6.

El Índice general de gastos de capital de las industrias muy grandes pasa de 10,8% al -0,9%, peor que el descenso del -0,7% esperado.