El precio del crudo de referencia en Estados Unidos está cayendo otra vez más del 1% y rondando ya los cuales 24,25 $.
 
No debemos perder de vista que hoy que, tras el cierre regular de mercado, tendremos la cifra de reservas semanales de crudo calculadas por el Instituto API, así que mañana por la mañana tendremos las operaciones acostumbradas cada semana intentando especular con la confirmación de las reservas oficiales ofrecidas por el departamento de información energética de Estados Unidos.
 
Como podemos ver, la debilidad del dólar no está ayudando a que los precios aumenten en el día de hoy.
 
Para las oficiales de mañana, se espera un incremento de casi 1 millón y medio de barriles, algo que se añadiría al incremento de cerca de 2 millones de la semana pasada.
 
Sin embargo, algo que se está empezando a temer el mercado, es el efecto secundario de tener un incremento de precios en el mercado. Recuerden que la guerra de los precios del crudo fue iniciado por Arabia Saudita para intentar ahogar a los nuevos productores, principalmente en Estados Unidos, para de esta manera asfixiarles económicamente, obligarles a cerrar, de forma que la mayor capacidad económica de Arabia Saudita pudiese imponerse en el mercado y de esta forma hacer que la extracción tradicional ganase todavía más cuota de mercado. Toda esta guerra ha venido principalmente por un aumento muy fuerte de la producción que ha destrozado el precio del crudo.
 
Sin embargo, sabemos que Irán dice que está abierta a negociaciones para estabilizar el mercado del precio del crudo una vez que ellos alcancen las exportaciones y la cuota de producción que tenían antes de las sanciones internacionales, lo que ha hecho que las perspectivas de futuro del precio del crudo haya mejorado, y nos hayamos alejado de la zona de soporte de los 30 $.
 
El problema viene porque una mejora de los precios del crudo, mejora las perspectivas económicas de todos los productores, incluidos los de Estados Unidos, así que cuanto más alto es del precio del crudo, mayor puede ser la producción fuera de la OPEP y aumentar la presión sobre las existencias de crudo, lo que intrínsecamente es una presión bajista para los precios del crudo, así que empezamos a tener una pelea realmente interesante en el mercado entre las perspectivas de acuerdo sobre congelación de producción de una parte de los productores, y el despertar de los productores nuevos en Estados Unidos que son los reyes del Fracking.