Wall Street estaba muy bien encaminado a tener una apertura bajista tras haber marcado ayer muy bien la zona de resistencias y la incapacidad de encontrar energía suficiente para poder cruzarlas.

En los últimos minutos antes de abrir el mercado norteamericano, ha encontrado la energía suficiente como para poder darle la vuelta a la apertura y tener un disparo alcista, fijándose como generador de movimiento en las divisas y en las previsiones del FMI.

De todas las previsiones, que pueden verlas en el enlace siguiente:
http://www.estrategiasdeinversion.com/carpatos/previsiones-fondo-monetario-internacional-270939 

El mercado se ha quedado con el recorte de perspectivas de crecimiento sobre Estados Unidos y además la advertencia y la preocupación sobre la primera subida de tipos que podría tener negativas consecuencias en los mercados emergentes, generando salidas de capital. Este efecto no es más que el flujo de dinero normal y corriente cuando se ha tenido en una economía tan fuerte como la norteamericana una fuerza masiva que reducía los tipos de interés en la renta fija y que obligaba a asumir riesgos. Los inversores, buscando rentabilidad, no les quedó otra más que emigrar a donde estaba el crecimiento dentro de la crisis que hemos sufrido recientemente, los mercados emergentes.

Dichos mercados no estaban diseñados ni preparados para poder soportar semejante aluvión de dinero, por lo que sus economía explotaron al alza haciendo mucho daño en algunas de ellas y creando situaciones poco controlables. Ahora, cuando el programa cuantitativo ha desaparecido y los tipos de interés dejan de tener esa presión, creándose una presión contraria con las posibles subidas de tipos de interés, el dinero que ha buscado el crecimiento los mercados emergentes puede empezar a buscar ese interés otra vez en su país natal, lo que crea una implosión después de la explosión en los mercados emergentes y eso puede hacerles un segundo daño muy evidente.

Pues bien, el recorte de las previsiones de crecimiento sobre Estados Unidos, unido a unas ventas minoristas menos explosivas de lo que se quería y además una disminución del optimismo de las pequeñas y medianas empresas, están haciendo que el dólar se debilite en prácticamente todos los cruces, lo que en vía fortaleza a los pares contrarios, entre ellos la moneda única.

Si se fijan en el gráfico adjunto, verán cómo el euro dólar está subiendo casi el 0,9%, lo que de rebote perjudica a las exportaciones en la zona euro, algo que se traduce perfectamente en descensos de casi el -0,8% en automoción y recambios, que ya saben que es el pedal de aceleración y freno del índice alemán.

eur


El ver una menor fortaleza del dólar, favorece las exportadoras norteamericanas y a las materias primas, lo que está haciendo que el súper sector de recursos básicos se haya disparado nada menos que casi el 2%, siendo el mejor de Europa.

Los datos macro que hemos tenido junto con la advertencia del Fondo Monetario Internacional está haciendo que haya un ligero optimismo dirigido a pensar que la Reserva Federal va a tener todavía menos prisa para subir los tipos de interés, efecto que es aliado de los mercados de renta variable norteamericanos.

Todo lo anterior ha forzado una apertura en Wall Street al alza cuando tenía toda la pinta de ir a la baja, pero esta situación también la tuvimos ayer y al final acabamos bajando, así que debemos seguir con atención los acontecimientos y pensar que todavía no hay energía suficiente para poder superar las resistencias, por lo menos en un primer momento.