Ayer comenzamos la semana con buen pie haciendo caso a las muestras de interés comprador que aparecieron en bastantes futuros sobre índices el jueves pasado y además ayer apoyándonos en los nuevos descensos del euro que volvieron otra vez a apoyar a las exportadoras, vamos, que tuvimos el claro movimiento típico del programa cuantitativo.


Sin embargo, ahora estamos lejos de los máximos de la sesión e incluso el futuro sobre el índice alemán está perdiendo -0,33%, no haciendo caso al nuevo descenso del euro contra el dólar de casi el -1%. Es más, automoción y recambios es el peor súper sector del día cayendo -0,74% siendo ayer el más alcista.

Una de las razones, además de una posible recogida de beneficios, es que hemos conocido el dato de inflación de la zona euro que ha quedado en lo esperado y con una ligera bajada de -0,1%, por lo que los miedos a la deflación se han rebajado, lo que quita presión al Banco Central Europeo y además también se reduce la fuerza bajista que empuja al euro hacia abajo, aunque no se esté viendo en las divisas de momento.

Las petroleras también están descendiendo -0,37% porque el encarecimiento del dólar sigue manteniendo los precios en tendencia bajista y además los bancos también caen -0,18%, por lo que suponen un lastre para el Ibex 35.

En estos momentos los mejores son los viajes y ocio, donde están las aerolíneas, que suben 1,49% seguido de las minoristas con +1,29% gracias al cierre de tiendas de bajo rendimiento de una de las marcas propiedad de la británica Kingfisher.

Recordemos que estamos en semana de vacaciones, el mercado está abierto, el viernes que viene tendremos el dato de creación de empleo de EEUU pero Europa estará cerrada ese día, por lo que aunque estemos fuera de la influencia inmediata del vencimiento trimestral de derivados, sigue siendo una semana complicada.