En los mercados podemos tener días alcistas, bajistas e incluso laterales, pero ver un día bajista en el índice alemán últimamente es muy raro de ver. Pues bien, hoy estamos de enhorabuena porque ahora mismo el futuro del Dax está bajando casi -1%, relajándose tras las fuertes subidas de ayer que siguen estando basadas en un empuje tremendo de todo lo que es exportable en Alemania gracias a la debilidad del euro provocada por el programa cuantitativo del BCE.

Durante esta semana, o los primeros días hasta el miércoles por la tarde, se dan algunos factores que no favorecen precisamente que el factor anterior siga impulsando los mercados en el corto plazo, ya que el miércoles por la tarde tendremos el resultado de la reunión del FOMC y que se espera diga algo acerca de los efectos de un dólar más fuerte de lo esperado en menos tiempo de lo esperado.
La anterior se ve perfectamente en el comportamiento por ejemplo del euro dólar, ya que lleva unos cuantos días en donde se ha parado en seco y ha cortado las bajadas a la espera de lo que pueda pasar, algo similar a lo que hemos visto en el cruce dólar-yen sin poder superar los máximos de diciembre del año pasado o incluso la libra-dólar, en donde la sobreventa ha parado también los fuertes descensos.

Con todo, el súper sector de automoción y recambios, el pedal de acelerador y freno del índice alemán, es el que peor se está comportando en estos momentos con un descenso de -1,77%, reduciendo y recogiendo beneficios de la fuerte aceleración de la tendencia que ha tenido los últimos días tras superar su directriz resistencia que ha estado marcando el paso durante los últimos meses.

Si lo anterior es malo para el índice alemán, un índice ZEW peor de lo esperado, acrecentar las ventas.

Cada vez que aparece un descenso los mercados, tenemos que estar muy pendiente de la sobrecompra, muy fuerte en el índice alemán pero que hemos vuelto a tocar en el índice europeo al igual que en el índice francés. Si saliésemos de la sobrecompra, tendríamos que andarnos con ojo por si se activan recogidas de beneficio fuertes.

La construcción y materiales también está descendiendo -1,67% tras problemas en movimientos corporativos fuertes de fusiones que no se han llevado a cabo.

Los servicios financieros también descienden -0,97% y hay que decir que los bancos en España siguen absolutamente cortados de toda intención de movimiento fuerte no sólo por la amenaza de ampliaciones de capital que ya hemos sufrido en algunos valores, sino también el terremoto que ha supuesto la caída del Banco Madrid por líos de blanqueo de dinero. En resumidas cuentas, el interrogante gigante estilo dibujos animados, sigue colocado en el sector bancario español.

Como el dólar ha parado su fortalecimiento a la espera de lo que tenga que decir la Reserva Federal, el que principalmente se está llevando y el gato al agua es todo lo que está relacionado con las materias primas, aunque especialmente las petroleras que son las mejores subiendo 1,24% en Europa. Hoy en un artículo hemos visto que la situación del crudo de referencia en el viejo continente es bastante distinta al del de referencia en Estados Unidos, algo que está ayudando a que el aspecto técnico de las petroleras en Europa sea bastante distinto al de las norteamericanas y mientras estemos lejos de los mínimos de este año, debemos estar vigilantes por sí aparece alguna situación técnica que pueda ayudar a recuperar terreno.

En el mercado secundario de deuda, no hay cambios de ningún tipo salvo fluctuaciones que de momento nos son peligrosas, aunque ha coincidido un aumento de los tipos en la periferia y una bajada en Alemania, para ser una estructura que es dañina para el riesgo y además tenemos bajada se los mercados europeos.