¿Qué harán los bancos con la liquidez adicional a corto plazo? 160 bn. (no drenaje del SMP) y 90 bn. (depósitos ECB). ¿Prestarlo? Seguro que sí, a otros bancos. Y a tipos de medio punto. Pero, ¿tendrán demanda para estos fondos? ¿a este precio?.


No se extrañen si observan como el saldo de depósitos en ECB no baja de forma importante. Más bien, incluso se incrementa. Con penalización. Quizás esto último les explice el rally que vivimos en la deuda europea. Las emisiones vuelan; la demanda no mira precios, más bien papel. ¿Y el riesgo de curva? Esto es lo de menos ahora.

Pero, sin duda, el exceso de liquidez actual debe ser canalizado. La cuestión es si la mayor oferta de dinero se traduce en mayor demanda de dinero. Ya le he comentado que tengo serias dudas en el caso del interbancario. ¿Y préstamos al sector privado? He escuchado a alguien que advierte que no se puede aumentar la oferta a aquellos que no tienen problemas de conseguir liquidez. Y para aquellos que tienen problemas, no va a mejorar sustancialmente con un recorte de 0.1 puntos y mayores fondos en los bancos. Algunos aceleraran si pueden el repago de los LTROs que vencen en diciembre. El resto, entre mantener liquidez, con o sin penalización, y asumir más riesgos en su cartera (bajo el estigma que suponen los análisis de resistencia y solvencia) pueden optar por lo primero. Especialmente, además, de el precio de los activos financieros ya es tan alto que no compensa asumir el riesgo de comprarlos. Es el problema de rentabilidades bajas: el coste de oportunidad del dinero también lo es.

Pero sí es más que razonable que las entidades financieras también opten por ajustar lo antes posible su balance. Hacerse hueco para poder prestar más. La cuestión del desapalancamiento es siempre complicada: se acelera o se aplaza con una mejora de las condiciones financieras. Es una gran pregunta. Una respuesta positiva sería lo más adecuado. Pero, me temo que la negativa también presenta importantes argumentos. Miren si no lo que ocurre en UK. Al final, la deuda llama a deuda si los deudores tienen múltiples facilidades en los tipos de interés. Y los acreedores deben ajustar lo antes posible a los nuevos tiempos. ¿Y el futuro? Claro, sigue siendo incierto.

Hay algunos economistas que consideran que los tipos de interés bajos, casi nulos, pueden incluso con el tiempo tener consecuencias negativas en la economía. No, no me refiero a los riesgos de inflación. Pero, al final, los canales a través de los cuales pueden afectar de forma negativa a la economía pueden ir desde la distorsión en la inversión e incertidumbre a futuro. Sigo pensando que la estabilidad financiera no es sinónimo de mercados sólo alcistas y volatilidades (riesgo) artificialmente bajas. La mayor oferta de dinero no tiene por qué incentivar una mayor demanda. Tanto de inversores como hasta de prestamistas, como he comentado antes. Al final, sigo pensando que la mejor opción para el ECB habría sido decidir la compra de activos. Pero, como dijo el propio Draghi, en el caso de ABS no depende sólo de ellos. Y sin duda un QE precisa de un escenario muy complejo para decidirlo, venciendo las resistencias para su aplicación.

Pero, ¿qué pensará la propia Fed de todo esto? ¿tendremos que esperar a Jackson Hole a finales de agosto para saberlo? Espero que no.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España