La mejora por el apoyo del BCE por medio de los TLTRO se ha cortado en seco cuando el presidente del gran banco alemán dice que es probable no sólo que 2016 no ofrezca dinero a la entidad, sino que lo pierdan. Subrayara la incertidumbre y dice que la horquilla estaría entre un beneficio muy pequeño y una pérdida muy pequeña.
 
Por lo tanto, muchos inversores temen por una menor rentabilidad del banco que ya sido mermada por las provisiones realizadas para afrontar las malas prácticas en el pasado, recortes de empleos, y ventas de activos para poder mejorar la posición del banco… pero avisando de que podría haber incluso más cargas que aceptar de las ya aprovisionadas, por lo que la incertidumbre sobre el rendimiento del banco este año es más que evidente, lo que se está pagando en el mercado porque desciende cerca de un 5% y se lleva a la baja el súper sector bancario cerca del -1,5%.