Tanto el mercado norteamericano como el europeo están ampliando sus pérdidas y el gran protagonista en Wall Street son los descensos que está teniendo el sector de artículos de consumo del SP 500, con un descenso superior al 1,2%.
 
Dentro del sector anterior tenemos valores como Coca-Cola, Wal Mart, PepsiCo, Costco, Colgate Palmolive o Procter & Gamble. Como vemos, marcas que tienen artículos de consumo y de primera necesidad que están muy al alcance y en contacto con el consumidor final.
 
Otro sector del SP 500 que también está teniendo problemas es el inmobiliario con un descenso de -1,41% pero el que mejor se está comportando es el de servicios financieros con una subida de 0,65%.
 
La colocación de estas piezas en el tablero, lo que nos está diciendo es que el dato de inflación necesita ser digerido, porque la subida de tipos de interés puede de favorecer al sector bancario ayudando a subir los márgenes, pero está claro que esa subida de tipos de interés puede dañar la concesión de hipotecas y por ende al mercado inmobiliario, debido a que los tipos hipotecarios están directamente ligados a la rentabilidad de las notas de Estados Unidos a 10 años, por lo que si los tipos suben, las hipotecas suben, se reduce el dinero disponible por a las familias para gastar y eso acabará trasladándose poco a poco al crecimiento de la economía.
 
Por si fuera poco, si el precio de la gasolina sube, tal como hemos visto las cifras de IPC, las familias cada vez tienen que incrementar el presupuesto para llenar el depósito de gasolina, lo que reduce todavía más el dinero disponible para gastar. Es más, dentro del dato de IPC hemos visto que el crecimiento de los salarios ajustado a la inflación ha hecho que se reduzcan al -0,1%, por lo que ya la inflación está haciendo que los salarios disminuyan.
 
Si sumamos todo lo anterior, tenemos la clara razón por el que el sector de artículos de consumo es uno de los peores. Por lo tanto, el viernes vimos que las ventas minoristas se habían disparado en el mes de abril, pero este dato de inflación nos están dando que pensar.
 
No sabemos cuál va ser la interpretación de la Reserva Federal, pero lo que está claro es que algo va a pasar si esto sigue en esta línea, porque el eurodólar recuperó todo lo perdido una vez conocido el dato, pero tampoco se atreve a rebotar en serio. Algo parecido a lo que le pasa al dólar contra el yen. Por lo tanto, esta confusión de movimientos en el mercado de divisas es lo que principalmente avisa de que el mercado está en plena digestión de lo que significan estas cartas que están encima de la mesa.
 
Por lo que respecta a Europa, prácticamente todos los super sectores están en negativo, y el de automoción y recambios sigue siendo el peor del día con un descenso que llega ya al -3,2%. Recordemos que el fuerte desplome ha venido por un descenso de las exportaciones del -3% de la zona euro cuando hemos conocido la balanza comercial y además que el presidente de Opel tuviese que salir a la palestra diciendo que ellos no habían manipulado las cifras de emisiones contaminantes al estilo de Volkswagen.