Como se puede observar el gráfico adjunto al cierre de ayer, seguimos respetando totalmente la zona de los mínimos de diciembre que es la resistencia a batir, muy marcada a principios de este mes con una muestra interés vendedor en forma de karakasa invertida con repunte de volumen.

Ahora tenemos otro problema, ya que el RSI se ha colocado por debajo de la directriz alcista que viene desde los mínimos de enero en sobreventa, lo que aumenta la presión bajista y es que ahora mismo estamos perdiendo algo más del 1% situándonos en 48,9$.
Hace poco tuvimos un susto bastante importante ya que con el festivo del lunes de Wall Street, el dato oficial de la reservas semanales de crudo se retrasa un día, pero no así los datos privados que intentar adivinar esas cifras, que se mantuvieron el miércoles. Pues bien, esas cifras privadas dieron un aumento de la reservas semanales de crudo de catorce millones de barriles, algo que asustó muchísimo al mercado y nos volvió alejar de la zona de resistencia, aunque al día siguiente, las cifras oficiales ofrecieron un aumento de siete millones, bastante importante también, pero es la mitad de lo que se estimaba, así que ese día tuvimos una cierta recuperación, pero al final el mercado acabó comprendiendo que siguen siendo una reservas extraordinariamente altas, totalmente negativas para el precio del crudo.

Ahora volvemos otra vez a estar preocupados porque ha habido encuestas en el día de ayer acerca de cómo andan las reservas y sigue mostrando nuevos incrementos fuertes de inventarios, así que debemos estar pendientes por si el precio volviese otra vez a buscar la zona de los 45,00 $.