Ayer el crudo tuvo una recuperación notable que no pudo conseguir anular la bajada del día anterior, precisamente por noticias de que la provincia más petrolífera de Canadá poco a poco va a ir retomando la tranquilidad tras ese incendio que obligó a la parada y recortes de producción de las instalaciones en la zona.
 
Como no conseguimos recuperar todo lo perdido el lunes, la situación técnica sigue siendo exactamente la misma que vimos ayer, con un peligroso hombro cabeza hombro que tiene una clara línea clavicular que ronda el área del 38,2% de retroceso de la subida desde los mínimos relativos del mes de abril, donde tuvimos un estupendo rebote. Además, el RSI está bajista, lo que añade más incertidumbre a la situación, como se puede observar el gráfico adjunto:
 

 
El problema que tenemos ahora encima de la mesa es que ayer tras el cierre, tuvimos las cifras de reservas semanales de crudo calculadas por el Instituto API. Pues bien, tenemos un susto enorme y ahora mismo el precio del crudo va camino de perder -0,9%, porque las cifras de reservas semanales por este Instituto nos dejan un incremento de 3,45 millones, lo que se añade al incremento de 1,26 millones de la semana pasada y es muchísimo más de lo esperado que era solamente un incremento de 300.000 barriles. Este nuevo incremento deja el total de la reservas en Estados Unidos en nada menos que 543 millones de barriles, lo que supone que sólo la reservas en Estados Unidos podrían alimentar la demanda mundial de crudo de prácticamente una semana. Esta cantidad es un nivel récord, así que es otro motivo por el que muchos bancos y analistas piensan que la recuperación del crudo no está sostenido por la oferta y la demanda.
 
Como recordamos todas las semanas, esas cifras han abierto operaciones cortas esperando una confirmación esta tarde por el dato oficial que ofrece el departamento de información energética de Estados Unidos, así que en el momento de su publicación tendremos volatilidad.
 
Hablando de oferta y demanda, Irán sigue buscando como sea recuperar cuota de mercado y presionar a Arabia Saudita, y se ha visto cómo el precio oficial de junio del crudo que vende Irán, para crudos de alto grado que se vende en Asia, tiene el mayor descuento respecto al precio de Arabia Saudita desde 2007, así que la guerra de precios entre los dos está en pleno auge.
 
Recordemos que Irán dice que no quiere saber nada de acuerdos para estabilizar el precio del crudo y el mercado hasta que ellos no recuperen las exportaciones y la cuota de mercado que tenían antes de las sanciones. Se calcula que sobre el 20 de junio eso tendría lugar, pero del dicho al hecho, hay un trecho, así que hay que seguir expectantes, sobre todo con ese hombro cabeza hombro que tenemos en los máximos del rebote desde la zona de los 30 $.