Ya saben que hoy hemos visto que el nuevo recuento semanal de las instalaciones petrolíferas en activo realizado por Baker Hughes sube otra vez, por lo que Estados Unidos sigue plantando cara a la rebaja de producción de la OPEP y algunos productores fuera de la organización.
 
Hay noticias de que Rusia está ya muy cerca de alcanzar un recorte del 100% comprometido con el acuerdo, pero lo más importante de todo es que hace escasos días desde Kuwait se dijo que ellos apoyarían una extensión de dicho acuerdo.
 
Recuerden que Estados Unidos no para de subir la producción y está compensando los recortes de la OPEP. Ahora todo el mercado esta muy pendiente de cuál puede ser el siguiente movimiento, desde una extensión en el tiempo de dicho acuerdo de recorte de la producción, una ampliación cuantitativa del recorte y la remota posibilidad de ver que los nervios no aguantan y al final se deshace dicho acuerdo provocando un aumento de la producción de todos los países buscando recuperar su cuota de mercado.
 
Parece que las posibilidades reales son las dos primeras, así que vamos a echar un vistazo al sector energético del SP 500 y al precio del crudo.
 
Que algo se está cociendo y que va a pasar dentro de poco, eso está claro. Vean la situación técnica del sector energético de Estados Unidos, en donde hemos rebotado en el soporte del 38,2% del retroceso de la subida desde los mínimos de 2016 y en donde hemos llegado a atacar la directriz bajista desde los máximos del año pasado, así que la rotura al alza en esa fuerte bandera está pendiente de un catalizador.
 
xle
                       
 
Si miramos el precio del crudo de referencia en Estados Unidos, veremos que durante el mes pasado tuvimos varias muestras de interés comprador en la zona de sobreventa y el rebote ha sido claro con una vuelta al alza del RSI. En estos momentos estamos tocando la resistencia, o la parte de arriba de la zona de resistencias, correspondiente a los mínimos de enero de este año. Se hay más noticias desde la OPEP, quizá podamos superarla y acercarnos otra vez a la zona de máximos dentro de los 54 dólares, lo que ayudaría a que el sector de energía pudiese tener más motivos para atacar la directriz bajista que hemos visto.
 
wti