Los abultados descensos del precio del crudo tanto de referencia en Estados Unidos como en Europa, son los grandes protagonistas del día de hoy, ya que la reunión que tuvo lugar en Doha este fin de semana ha acabado sin acuerdo alguno.
 
Lo que más ha quedado patente es que Irán no quiere hablar de ningún acuerdo que congele la producción del crudo hasta que ellos no alcancen su cuota de mercado y producción anterior a las sanciones internacionales. Además, la tensión entre Arabia Saudita e Irán es una extensión más del amplio conflicto que tienen estos dos países por el control de oriente medio, algo que se vio de forma patente en Yemen hace escasos meses.
 
No debemos perder de vista que la Agencia Internacional de la Energía también dijo que una congelación de la producción a los niveles de enero no afectaría de forma grave o significativa a las entregas de físico, por lo que la apuesta del mercado por aumentos de precio del crudo sigue sin verse respaldado por el factor oferta y demanda, tal como ha advertido numerosas ocasiones Goldman Sachs.
 
En estos momentos, el precio del crudo de referencia en Estados Unidos está cayendo -5% situándose en 38,33 $, dando extensión a las bajadas que ya tuvimos el viernes al no poder superar los máximos de 2016, en donde tenemos un doble techo que se ve reforzado por una divergencia bajista en el RSI ya que el rebote en este indicador, tras perder la directriz alcista desde los mínimos en sobreventa de este año, no ha alcanzado la sobrecompra ni tampoco la directriz anterior, aunque sí se nota que fue atraído por ellos para intentar confirmarlos como resistencia, algo que no ha hecho falta porque el movimiento es más que claro.

wti

 
Como es de esperar, el sector energético en Estados Unidos va a ser uno de los protagonistas indiscutibles de la jornada, con extensión al sector petrolero en Europa.
 
El movimiento en estos comienzos de sesión, es el lógico, ya que tenemos bajadas en los activos de riesgo, el dólar se vuelve a debilitar porque ve menos presión inflacionista por parte de la energía y además el conjunto de estas dos últimas cosas está intentando reducir algo las rentabilidades en la renta fija.