Al mercado siguen llegando factores y los operadores de medio plazo lo tienen más difícil que nunca, ya que no es fácil sacar una interpretación de medio plazo del potaje que tenemos montado.

Primero, Grecia sigue sin tener una solución, así que están abiertas todas las posibilidades, desde cerrarle la puerta y asumir pérdidas por parte de los acreedores, hasta el extremo contrario que es la de acatar las exigencias del nuevo gobierno griego y pegarle una patada a la lata para encontrárnosla dentro de tres meses. El problema de la primera opción es que vuelvan al dracma, devalúe fuertemente la moneda y le salga bien la jugada, lo que abriría la puerta a interrogantes de otros países que han aceptado la austeridad como único camino para afrontar la crisis.
Lo anterior por un lado, pero es que por el otro tenemos EEUU.
Segundo dato de creación de empleo del segundo trimestre mucho mejor de lo esperado y éste ofrece un incremento de los salarios que ya vimos en el día de ayer con el incremento de los costes laborales. La mejora ha sido tan visible en que algunos piden que no se descarte una subida de tipos este mes, aunque parece que todo apunta para el mes de septiembre. A esta tendencia hay que añadir al Fondo Monetario Internacional que ha pedido que se retrase la subida de tipos hasta la primera mitad del año que viene, así que como vemos, la unanimidad está completamente ausente.

EEUU sube los tipos en el secundario por esperar un aumento de los tipos de interés, pero Europa lo tiene más difícil para tener una reacción, porque el euro está descendiendo con respecto al dólar por ese fuerte dato, así que se encuentra la deuda europea en una especie de fuego cruzado, por lo que la combinación de la bajada del euro por el dato de creación de empleo y la subida de tipos por parte norteamericana, hacen que nos quedemos exactamente igual que como estábamos esta mañana con el miedo a Grecia, con subida de tipos prácticamente en todas partes, pero que no nos hemos movido desde las 14:30.

Wall Street está dejando muy claro quiénes son los que ganan y los que pierden con la subida de tipos, porque las utilities son las peores del día descendiendo más del 1%, ya que su dividendo tiene competencia por parte de la deuda pública, pero es el sector financiero, el mejor del día, el que puede aumentar sus márgenes de beneficio por el encarecimiento del dinero.

Con respecto Europa, los servicios financieros son los peores del día descendiendo -1,44% seguido de las empresas de inversión inmobiliaria descendiendo -1,29%, mientras el petróleo es el mejor con 1,02% seguido de recursos básicos con 0,73%, en un batiburrillo bastante importante porque el encarecimiento del dólar teóricamente les perjudicial, e incluso el sostenimiento de la política de alta producción de la OPEP que ha ratificado.

En resumidas cuentas, hay demasiada polvareda en el corto plazo como para ver nada, así que tenemos que dejar que la situación se repose a ver qué pasa la semana que viene y cuáles son las intenciones reales de los operadores de más largo plazo.