Lo más cercano un primer ministro que tiene de China ha dicho dice que no van a fijarse y a potenciar la debilidad del yuan para estimular las exportaciones, algo que puede venir muy bien porque puede parar el flujo de salida de dinero y dar algo de alivio a todas aquellas personas que han puesto dinero en activos chinos hace tiempo y que van a ver cómo no se pierde valor por este factor.

Además ha dicho que el Gobierno de forma estable va a seguir buscando una reforma del mecanismo del tipo de cambio del Yuan. Ha declarado también que quiere que se mantenga básicamente estable en un nivel razonable y equilibrado.
 
Advierte que China no quiere favorecer una guerra de divisas y que el país tiene un montón de herramientas para poder delimitar el riesgo financiero.