Conseguir el objetivo de inflación se había aposentado en la idea de ver no sólo una estabilización, sino también incremento fuerte del precio del crudo si los productores llegaban a una situación de acuerdo para congelar la producción en los niveles de enero. Sin embargo, ya hemos visto que esa posibilidad se están esfumando cada vez más, lo que trae consigo un fuerte descenso de los precios del crudo, lo que a su vez trae un descenso de las perspectivas de inflación.
 
Con todo lo anterior, tiene más sentido que nunca que hoy Praet haya vuelto a la palestra diciendo que la entidad está preparada para hacer más si fuese necesario para poder conseguir su objetivo de inflación. Además dice que la inflación en estos momentos podría bajar incluso en situaciones donde la política monetaria ha conseguido reducir el tirón bajista que generó la crisis. Con respecto a la necesidad de tener inflación, dice que en el entorno que afrontamos hoy en día, la transición a tipos de inflación más bajos, pondría en riesgo la economía porque se generaría un ajuste por medio de recesión. Es más, dice que se necesita que exista flexibilidad con respecto al horizonte de las políticas porque hay que ir ajustando las mismas al día día.