Recuerden que cuando se votó el Brexit, el BoE estaba asustado (y lo sigue estando) y recomendó apostar por valores de negocio local en vez de internacional, lo que se traduce en favorecer el FTSE 250 en vez del FTSE 100.


Pues bien, veamos el comportamiento de ambos desde el referéndum.

En el gráfico adjunto tienen la evolución en rojo del 250 y en azul el 100. Como vermos gana por goleada el de valores por negocio local.