Hogg, el COO del BoE, está hablando y está diciendo cosas muy interesantes que debemos tener en cuenta.

Con respecto a la inflación, dice que su propia tolerancia a una inflación temporalmente por encima del objetivo depende de los eventos en los que estemos metidos y los que estén por venir. Además dice que no tendría tolerancia a un movimiento hacia el objetivo de inflación que no fuese creíble, tanto para estar por encima como por debajo del objetivo.

También comenta que las medidas de las expectativas de inflación de corto plazo, tanto las basadas en el comportamiento de los hogares como las del mercado, están más elevadas de lo normal, cerca de la media de largo plazo sobre el comportamiento de medio plazo.

En otro orden de cosas, dice que la capacidad de aguante del sistema bancario, incluidas las amenazas que vienen desde el ciberespacio, deben computarse como un riesgo a la estabilidad financiera.

Con respecto al programa cuantitativo, dice que los efectos distributivos de dicho programa no han sido lo suficientemente fuertes sobre los ingresos y la riqueza del país. Cuando llegue el momento de deshacer el programa cuantitativo que pusieron en marcha, lo harán de una manera en donde se tenga presente la necesidad de mantener un orden en los mercados, y además evitar que se genere un movimiento no intencionado de las rentabilidades en el mercado secundario de deuda al alza.

En el caso de que se necesiten más herramientas macroeconómicas en el futuro, el sugiere mirar a los bienes inmobiliarios comerciales.