El índice francés está seriamente lastrado por el mal comportamiento de este valor que está cayendo prácticamente un 10% tras el gobierno, por voz de la ministra de energía, ha dicho en la radio que la subida de la tarifa que estaba prevista del 5% para el uno de agosto, no va a tener lugar.
 
Esto supone una contradicción con lo que dijo el gobierno anterior de que prometía subida de la factura de la luz y el mercado reaccionó en consecuencia, pero esto supone un golpe enorme que incluso ha obligado a JP Morgan a decir que la acción es invertible de momento, lo que ha espoleado todavía más las ventas. Evidentemente, tal como está la economía francesa, no puede permitirse que los ciudadanos tengan menos dinero en el bolsillo.
 
El descenso de hoy es el mayor en cinco años y ha borrado de un plumazo cerca de 7000 millones en valor de mercado, dejando la cotización en mínimos de octubre del año pasado.