Dice que la reunión de junio va a ser definitivamente muy importante. Dice que claramente hubo una fuerte sensación en la última reunión de que los mercados estaban subestimando la probabilidad de una nueva subida de tipos. Además dice que está convencido de que su propia previsión económica se está cumpliendo así que es esperable que tengamos subida de tipos bien en junio o bien en julio.
 
Con respecto a la salida de Reino Unido de Europa, dice que por supuesto es una variable en la mezcla para pensar en una subida de tipos en junio, porque esa votación podría tener consecuencias en las condiciones del mercado financiero y todavía tienen que sopesar ese riesgo. La probabilidad de una salida de Europa de Reino Unido será lo que influenciará la toma de decisiones en la Reserva Federal.
 
Volviendo a la economía, espera que el segundo trimestre del año sea más fuerte que el primero y también espera un crecimiento alrededor del 2% anualizado en el segundo trimestre. Lo anterior se apoya en esa cifra del 1,3% de mejoría de las ventas minoristas que vimos el viernes pasado.
 
Estos comentarios no va a gustar nada mercado.