Y no lo dice porque no puede, que se ha metido en un lío, como otros muchos bancos centrales del que no saben como salir. No dice que están en una espiral surrealista de traspasar deudas, que ha provocado la mayor distorsión de los mercados de la historia.
 
No dice que las rentabilidades de la deuda negativas, es algo contra natura, que el día que reviente va a arrasar con todo, aunque ellos procurarán que eso tarde mucho. Porque es ir contra la lógica de las cosas.
 
No dice, porque no puede, que muchos gobiernos irresponsables de la eurozona, aunque unos más que otros, siguen haciendo disparates con sus deudas sin asumir reformas, y que el día que el BCE diga, que no puede más, la crisis de deuda de la periferia puede ser épica. No dice que el populismo gana enteros por toda Europa, unos de extrema derecha,  otros de extrema izquierda, y que esto va a poner mucho más difícil las reformas que hay que hacer.
 
No dice, porque no puede, que están solos, para sostener la eurozona, porque nadie colabora por lo dicho en los dos párrafos anteriores.


 
No dice porque no puede que no sabe que hacer con los bancos, a los que está liquidando con los tipos tan bajos, por lo que aparecen nubarrones, aunque ellos solos se habían hecho el harakiri hace tiempo.
 
Pero como no la dicho, porque no puede, lo que sí ha dicho es muy neutral en el corto plazo, las inquietudes se presentan en el medio plazo, y eso las bolsas aún no lo descuentan, ni lo harán en bastante tiempo.
 
En todo caso, tan contentos que están todos con la subida del petróleo, ahí está la clave. El día que la inflación vuelva a subir, habrá que salir de la bolsa y de los bonos de la eurozona, como alma que lleva el diablo, porque toda esta situación es surrealista, y no solo en Europa, en Japón es peor, en EEUU igual, afortunadamente aunque queda al menos un par de años.