Comenta que ve a la inflación subiendo lentamente en 2015 y 2016, pero siempre al alza. Igualmente acaba de decir que va a vigilar la repercusión de los tipos de cambio, en clara alusión a la fortaleza del euro