Draghi acaba de decir que no se resignan a permitir que la inflación se mantenga demasiado baja demasiado tiempo... sigue. 
 No está garantizado que se vuelve a aflojar la política monetaria por aconcecimientos en los mercados o en el tipo de cambio, porque requeriría un ajuste de sus instrumentos convencionales.

Dice que un giro bajista de las expectativas de la inflación sería un contexto para un plan de compra amplia de activos.

Una situación intermedia con las expectativas de la inflación requeriría medidas concretas y con objetivos claros para ayudar a aliviar la restricción del crédito.

Esperan que la baja inflación se prolongue pero que poco a poco suba al 2%. Nuestra responsabilidad es la de alertar de los riesgos si la inflación no vuelve al 2%.

Deben estar perticularmente atentos y vigilantes sobre una potencal espiral negativa de baja inflación y bajada de expectativas de la misma