Dice que las expectativas de inflación para el medio largo plazo siguen siendo estables con un objetivo ligeramente por debajo del 2%. Esperan que la inflación anual armonizada se mantenga en niveles bajos en los próximos meses pero que empiece a aumentar de forma gradual entre 2015 y 2016.

Han comenzado e intensificado el trabajo preparatorio para la compra de la deuda respaldada por activos.
Anuncia que el Consejo de gobierno es unánime en su compromiso para utilizar también instrumentos no convencionales si fuesen necesarios para poder atajar los riesgos de un período de inflación baja demasiado largo.

La información reciente sigue siendo consistente con su visión de una recuperación continuada y desigual en la zona euro.

Advierte de que los riesgos que pueden afectar negativamente a las condiciones económicas son los riesgos geopolíticos y los eventos en los mercados emergentes. otros riesgos incluyen una demanda doméstica más débil de lo esperado y una insuficiente implementación de las reformas estructurales.

Van a vigilar exhaustivamente las posibles repercusiones de los riesgos geopolíticos y de los acontecimientos en los tipos de cambio.

Los tipos de interés van a mantenerse los niveles actuales durante un largo período de tiempo.

Dice que la consolidación fiscal debe hacerse de una manera que sea amigable con el crecimiento.

Dice que las TLTRO que se pondrán en marcha el mes que viene van a apoyar el ritmo de la política monetaria y espera que haya una aceptación considerable de las mismas por los bancos.

Los ajustes en las hojas de balance van a afectar al crecimiento.

Dice que es muy difícil hacer una predicción del impacto económico que tendrá toda la tensión geopolítica por las sanciones y contra sanciones de ambos bandos. es decir, hay una capa de incertidumbre considerable. 

Reconoce que lo primero que se le viene a la mente en cuanto a sanciones en relación con la inflación, es el precio de la energía, algo que Rusia ya dijo que iba a subir los precios para el mercado europeo y que tendrá consecuencias que se verán en invierno.

Le han preguntado qué es lo que puede hacer el Banco Central europeo en solitario para poder atacar una situación en un espacio corto de tiempo, porque la compra de los bonos respaldados por activos necesita de muchos actores, y Draghi dice que tienen la carta del QE para que sea utilizada si es necesario.

A Draghi  le han preguntado por si ha visto algún síntoma de que se esté perdiendo la tendencia de recuperación en Europa y él se ha puesto a enumerar los datos negativos que apuntan a una debilidad de la economía, y el mercado se lo ha tomado fatal.

Dice que los caminos de la política monetaria en Estados Unidos y en la zona euro son divergentes y van a mantenerse así durante largo tiempo, algo que favorece la depreciación del euro.