Uff…por poco.

Y el caso es que tampoco podemos dar por finalizadas las Crisis de Grecia y de los mercados en China. Pero, ya nos conocemos bien. Somos expertos en vivir en situaciones de calma tensa.


Los inversores se han acostumbrado a obtener lo mejor de las decisiones de “aplazar decisiones” por nuestras autoridades. Al final, siempre dar más tiempo para que problemas, en muchos casos estructurales, se resuelvan. En otros casos, el paso del tiempo puede ser una solución legítima si finalmente es utilizada como tal. Pero esto no está siendo muy habitual durante la Crisis.



Considerando todo lo anterior, especialmente que este periodo de calma puede durar entre 2-6 meses, la cuestión es clara: ¿dónde invertimos? Pues la respuesta en nuestra opinión también es evidente: en bolsa. Y nos gustan especialmente las bolsas de países desarrollados. De hecho, somos neutrales (en algunos casos incluso negativos) para las bolsas emergentes. No es una cuestión de precio relativo; más bien es el riesgo asumido con estas posiciones. Neutral en deuda, con preferencia por el mercado USA frente al resto. Y vendidos de crédito, aunque en Europa neutral (el ECB manda). Neutrales también en commodities, aunque reconozco que metales nos gustan por los bajos precios y mejora macro prevista.





¿No acaban de verlo del todo? En parte les entiendo: peores perspectivas macro y bancos centrales enviando mensajes de normalidad. No, no parece un escenario muy apropiado para tomar riesgo. Pero, también piensen que los precios de los activos son altos pero no excesivos (bolsa), la desaceleración económica se apoya por el momento en mayor medida en las economías emergentes frente a las desarrolladas y no debemos generalizar la normalización de tipos de la Fed/BOE cuando aún esperamos que, en conjunto, los bancos centrales a nivel mundial sigan aumentando su compra de activos. Liderados por el ECB, BOJ y probablemente también el Banco Central de China. Dinero, dinero. Ya saben de lo que hablo.



Aquí tienen el comportamiento de los activos durante el último mes y cómo se hubiera comportado nuestra estrategia (medio plazo) en este escenario. Sean magnánimos, aunque en el fondo hemos salido más o menos bien. Como imagino que les ha ocurrido a ustedes. Cuestión de confiar en que, al final, nuestras autoridades se harán cargo de las dificultades y tomarán por tanto las medidas más apropiadas….a corto plazo.







José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España