Mañana martes el BOE publica su Informe de Inflación (IR), quizás uno de los hechos más relevantes para los mercados. ¿Cómo el MPC? De hecho, podríamos decir que mucho más. En las reuniones de política monetaria el BOE hace su anuncio sobre los tipos de interés. Pero en el IR realiza un análisis sobre el futuro apoyado en cinco segmentos:

1.      Análisis de la liquidez y de los activos financieros
2.      Análisis sobre la demanda
3.      Análisis sobre la oferta y la producción
4.      Análisis sobre costes y precios
5.      Perspectivas a medio plazo de la inflación y riesgos a valorar

Es cierto que en la última reunión del BOE, la semana pasada, no hubo novedades en política monetaria. Pero esto no significa que podamos extrapolarlo hacia el IR. De hecho, es más que probable que el Informe de Inflación incluya referencias nuevas tanto a corto plazo como a medio plazo para la inflación. La primera, rebajando las previsiones de inflación a final de año desde el 2.1 % actual. Pero, en paralelo, advirtiendo de su aceleración a medio plazo ante la combinación de factores inflacionarios: un ajuste más rápido de lo esperado del mercado de trabajo, tensiones subyacentes en los precios externos y el potencial recalentamiento en el precio de los activos inmobiliarios y financieros.
Por cierto, pese a la aparente falta de  decisiones de los dos últimos MPC quizás debamos considerar dos párrafos obtenidos de las últimas Actas conocidas:

"To ensure that CPI inflation remains on track to return to the 2 % target, the Committee will need to withdraw some of the monetary stimulus befote the jobless rate falls back to its medium term equilibrium".

"Implied volatilities around short term interest rates had remained unusually low internationally, especially at the twelve month horizon. This was somewhat  surprising, as it could suggest that the demand for insurance against unexpected movements in short term interest rates was low. Yet the timing of when policy rates in advanced economies would eventually increase from the present exceptionally low levels was uncertain, as the data flow that would lead to monetary policy tightening was likely to be unpredictable"

¿Encuentran contradicciones con respecto a la decisión del MPC? Sí, parte de la respuesta de las discrepancias se debe al forward guidance. En concreto, la promesa implícita de que las condiciones financieras se mantendrán laxas durante un periodo largo de tiempo (low for Langer). Pero, ¿hasta qué punto se puede mantener esta sentencia en el futuro? Pues quizás sea el IR de mayo el momento adecuado de matizarla. Con todo, no esperen un cambio brusco: es complicado que lo haya en un situación como la actual de exceso de confianza y credibilidad hacia los bancos centrales. Un  giro brusco de la política monetaria no sólo podría provocar una hecatombe en los mercados como también generaría muchas dudas sobre la "exitosa" política monetaria pasada. Y por otro lado, tampoco creo realmente sea preciso hacerlo considerando la bondad a corto plazo de la evolución de la inflación y las dudas que siguen siendo razonables sobre el grado de slack de la economía. Sí, quizás la palabra apropiada sea gradual: un ajuste gradual y en función de los datos.

Pero, ¿y el ECB?. En la misma Europa donde esperamos que el BOE anuncie que la política monetaria expansiva no va más lejos, el ECB anticipa que en junio podría tomar nuevas decisiones. ¿Convencional o no ortodoxa? No es lo mismo. Y su impacto en los mercados, tampoco. De hecho, aunque creo que la autoridad monetaria europea piensa en la primera, los mercados anticipan medidas no convencionales en términos de compra de activos. Tanto lo están descontando que quizás, al final, no será necesario aplicarla. Pero, algo tendrá que hacer el ECB para que la euforia o exceso de optimismo actual en los mercados no convierta en decepción y hasta pánico. De nuevo, la confianza y credibilidad de la autoridad monetaria estaría en cuestión. Pero, bien diferente a la del BOE: en el caso del ECB se trata de tomar medidas coherentes con su objetivo último de una inflación estable pero centrada en el 2.0 % a medio plazo. ¿Tipos de interés más bajos? Como medida inicial, suficiente. Pero en este caso para ser necesaria se tendrá que acompañar en algún momento con la compra real de activos algo que probablemente creará suspicacias desde una perspectiva técnica y política. ¿Y su impacto en los mercados? Esta será la clave: que realmente estas medidas logren compensar el potencial impacto negativo de normalización de las políticas monetarias en países como la propia UK o USA. Por eso no esperamos el QE a muy corto plazo. Pero, llegará en algún momento. Quizás en la parte final de año. ¿Y los mercados hasta entonces? Suben y bajan, en las bolsas. Pero el goteo en el riesgo país, el periférico, quizás a un ritmo más lento que el reciente, va a continuar.



José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España