Discurso de apertura en el XXII del Encuentro del Sector Financiero de ABC.

http://www.bde.es/f/webbde/GAP/Secciones/SalaPrensa/IntervencionesPublicas/Gobernador/Arc/Fic/linde080415.pdf

Literalmente...


* Pero hay otros factores que están contribuyendo a la recuperación: el descenso del precio del petróleo -que se está traduciendo en un impulso a las rentas de los hogares y en una disminución de los costes de producción de las empresas- la muy significativa depreciación del euro y los datos positivos de actividad de algunos de nuestros socios comerciales de la propia Unión Monetaria.

* La trayectoria de recuperación de la economía española este año y en 2016 estará sustentada por la fortaleza de la demanda interna privada y por el fortalecimiento de las exportaciones. Además, el descenso en la carga tributaria, tras la reforma fiscal que entró en vigor en enero, y las medidas de política monetaria adoptadas recientemente por el BCE -entre estas, los programas de compras de activos- van a apoyar también el crecimiento.

* La mayor parte de los países del euro registran tasas positivas de crecimiento del PIB, si bien hay diferencias significativas. De las grandes economías, España y Alemania son las que registran un mayor ritmo de actividad.

* Con este programa (QE) se espera conseguir un significativo estímulo monetario a la economía, manteniendo la inflación, en el medio plazo, por debajo del 2 %, pero cercana a esta tasa. Los mecanismos de transmisión de los estímulos monetarios incluyen tanto la relajación de las condiciones de financiación de empresas y familias, como, de forma indirecta, la depreciación del tipo de cambio.

* La Unión Monetaria, cuya justificación última está en las ventajas que supone para el crecimiento económico y el bienestar, significa política monetaria común y, con ello, la pérdida de la posibilidad de utilizar la devaluación del tipo de cambio como instrumento de corrección de desequilibrios monetarios y fiscales; y también la imposibilidad de financiar los déficits públicos por el banco central, lo que llamamos financiación monetaria. En esta situación, no hay otra vía de corrección de los desequilibrios que la que se denomina "devaluación interna", es decir, el ajuste de precios y costes relativos frente al exterior y la contención real de los excesos de gasto público y de las insuficiencias de ingresos.

* Llamar "austeridad" a la corrección de desequilibrios insostenibles en España -como lo eran los déficit de balanza de pagos alcanzados en 2007 y 2008, en el entorno del 10 % del PIB; y los déficit públicos entre el 9 y el 11 %, alcanzados entre 2009 y 2012-, no es, realmente, muy descriptivo de la realidad. Apartarse de un camino que nos lleve a situaciones imposibles e insostenibles no es "austeridad", sino sentido común y, en un sentido muy real, patriotismo. La corrección de los grandes desequilibrios es, inevitablemente, muy costosa en términos de empleo y bienestar y ésta es la enseñanza que podemos sacar de la gran expansión que termina en 2008, cuando estalla la burbuja inmobiliaria.

* Llamar "austeridad" a la corrección de desequilibrios insostenibles -como lo eran los déficit de balanza de pagos alcanzados en 2007 y 2008, en el entorno del 10 % del PIB; y los déficit públicos entre el 9 y el 11 %, alcanzados entre 2009 y 2012-, no es, realmente, muy descriptivo de la realidad. Apartarse de un camino que nos lleve a situaciones imposibles e insostenibles no es "austeridad", sino sentido común y, en un sentido muy real, patriotismo. La corrección de los grandes desequilibrios es, inevitablemente, muy costosa en términos de empleo y bienestar y ésta es la enseñanza que podemos sacar de la gran expansión que termina en 2008, cuando estalla la burbuja inmobiliaria.

* La Unión Monetaria Europea nació hace ya más de veinte años con el Tratado de Maastricht y empezó a existir en la realidad de los mercados hace ya más de quince. Entonces, la idea de la Unión Monetaria fue capaz de concitar muchos apoyos políticos, que el tiempo y la crisis, en parte, han desgastado. La Unión Monetaria cambia el orden de prioridades de política económica y su importancia relativa, cambia la forma de resolver las tensiones económicas, es una construcción económica pero, también, política, y no puede sobrevivir sin apoyo político.

* Si la Unión Monetaria, ahora reforzada con la Unión Bancaria, debe seguir siendo uno de los grandes hitos en el camino de la Unión Europea, esto exige renovar y reforzar sus apoyos. Y esto no lo puede hacer, como es obvio, en solitario la política monetaria, yo diría que ni siquiera lo puede hacer la política económica, a secas. Los gobiernos deben llevar adelante las reformas que hagan las economías de la Unión Monetaria Europea más flexibles y productivas, que favorezcan la innovación y la inversión.


José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España