Deutsche Bank ha vuelto otra vez a los beneficios con 1100 millones de euros, justo lo esperado, pero un 34% más bajo de lo que presentaron el año anterior.

Algo común en todos los bancos han sido los gastos legales de todas sus actuaciones en la crisis y han avisado de que el sector se enfrenta a costes cada vez más altos en el futuro ya que van a tener que lidiar con todas las regulaciones extras que los gobiernos están creando para evitar que se produzca otra crisis financiera como la que estamos pasando. Además, también los costes legales se van a extender en los próximos trimestres pero de momento no son capaces de poder cuantificarlos.

Precisamente, se van a ver obligados a tener que aumentar en nuevo capital cerca de 1500 millones de euros y tiene como objetivo poder recaudar 5000 hasta finales de 2015. Recordemos que su plan es conseguir ese dinero por medio de activos de deuda que podrían transformarse en acciones en una crisis.

Tampoco les ha ido bien el trimestre en cuanto a capital Tier1 ya que ha descendido hasta el 9.5% desde el 16.9% del trimestre anterior, algo que también ha sido debido por los cambios legales que les han obligado a recalcular los ratios.

Ya dentro del negocio, la banca de inversión ha tenido menos ventas porque según ellos los clientes están algo asustados por los problemas en los mercados emergentes.

Punto positivo para la economía es que el reducido las provisiones para préstamos malos.