Pues vuelve a tener problemas con un descenso de -2,7% porque no cesan los malos comentarios hacia sus prácticas, controles internos poco efectivos para luchar contra prácticas criminales que lavan el dinero a través de la entidad, y además pesa mucho el comentario que hizo hace no demasiadas semanas acerca de que podría no ganar nada este año, una especie de año en blanco.
 
Dando un repaso a la situación del valor con respecto al súper sector bancario y al índice al que pertenece, el DAX, tenemos una situación terrible que se puede observar en el gráfico adjunto.
 
La parte de arriba corresponde la fuerza comparada del valor con el super sector bancario, en donde todo ha empeorado mucho desde 2013, en donde el súper sector lo ha hecho mejor que el propio valor, así que no ha disfrutado del apoyo de la gestión activa para intentar batir al índice en ningún momento desde ese año.
 
Pero lo peor está en el de abajo, que es la fuerza comparada con respecto al índice al que pertenece, el DAX. La situación mucho peor, porque desde 2007 lo ha hecho sistemáticamente peor que su índice, así que todavía no se ve momento en donde pueda entrar dinero apostando por él, pero eso no quita que haya que seguir vigilándolo constantemente.


 
dt