Juncker dice que espera que en la zona euro sigan 19 miembros.  Cree que esto no es una partida de pokér en la cual unos gana y otros pierden.

Asegura, que se siente muy triste por todo lo que ha pasado durante el fin de semana e incluso se siente algo traicionado. Cree que la UE ha hecho todo lo que ha podido y que no se merece los durísimos comentarios de Tsipras, esgrimiendo constantemente la palabra democracia como si no la hubiera en la UE. Dice que la gente del gobierno griego le ha decepcionado como personas. Como seres humanos.

Dice que el lleva al pueblo griego en su corazón y que ha querido permanecer cerca de él, y que otros países han tomado medidas duras y al final ha salido bien.

La última oferta griega la considera que no toca nada de lo importante y a la larga creará más debilidad social.

Invita a votar sí en el referendum. Cree que votar sí significara enviar el mensaje para la UE de que Grecia quiere seguir en el euro y en la UE. Y dice literamente que cree que el planeta entero pensará que Grecia dice no al euro, no a la UE, si vota NO al referendum...