Bueno, el comportamiento del mercado europeo en estos momentos no está defraudando, teniendo en cuenta del tremendo esfuerzo que se realizó el viernes pasado el vencimiento trimestral de derivados.

Ya sabe que tradicionalmente la semana posterior a dicho vencimiento no suele ser fuerte, sino que aparece debilidad, tal como estamos teniendo ahora, ya que ahora mismo por ejemplo el futuro del índice alemán está descendiendo -1,4%.

Viendo la bajada del DAX, lo primero que le viene a uno la cabeza es que las exportadoras en forma de constructoras de automóviles tienen problemas, y la verdad es que acertamos de pleno, pues automoción y recambios es el peor súper sector del día con un descenso de -1,74%, acompañado por un comentario de JP Morgan diciendo que las exportadoras europeas están caras.
También las químicas están teniendo problemas con un descenso de -1,36% seguido de viajes y turismo con -1,19%.
Si miramos el gráfico adjunto, verán cómo quedó al cierre el súper sector de automoción y recambios y cómo todavía estamos influenciados por la enorme envolvente bajista que dejamos en zona de máximos y cómo se ha deteriorado el aspecto técnico con algunos indicadores.

auto


En este momento el futuro del Ibex 35 está muy ligeramente en positivo, pero por debajo de la zona de máximos del viernes pasado que ronda los 11.400 puntos, así que ¿qué les puede pasar a los bancos? Efectivamente, el súper sector bancario es ahora mismo el mejor súper sector del día subiendo ligeramente +0,13%

En puntos positivos, tenemos el ascenso superior al 3% de Pirelli tras una oferta de compra por la china CNCC.
También la francesa LVMH tiene problemas tras una mala recomendación por parte de JP Morgan.

Dentro del DAX, DT Bank está subiendo cerca del 3% tras decir que será su unidad minorista la que se lleve la gran parte de la reestructuración y que podría cotizar por separado.

Grecia sigue dando que hablar, su primer ministro va a reunirse con Ángela Merkel y siguen vertiendo al mercado comentarios acerca de que la deuda de Grecia es impagable, lo que da más cuerda a los comentarios desde casas de análisis muy importantes diciendo que la salida de Grecia del euro es posible.