Los excesos de precios se corrigen con el tiempo; las burbujas, simplemente se conocen una vez que se materializan.

Los excesos llevan a burbujas, si no se corrigen a tiempo. Pero es francamente complicado por no decir imposible (no hay nada realmente imposible) conocer cuándo explotará la burbuja.



¿Qué es lo característico de un escenario con burbujas? La elevada liquidez, que lleva a los inversores a infravalorar los riesgos. El resto, en el caso de los activos financieros, es una economía que no puede ajustar los elevados precios relativos. Pero, como he comentado antes, las burbujas sólo se conocen cuando estallan. Mientras, los excesos siempre pueden ir a más. Y de hecho, suelen ir a más….¿cómo luchar contra una tendencia alcista? A posteriori, todo es fácil. A priori, el dinero quema las manos.



¿Piensan ahora en burbujas? Demasiado pronto, salvo que haya un detonante suficientemente significativo. Y desde una perspectiva histórica, este último sólo puede ser la subida de tipos de interés oficiales. O desde una perspectiva actual, el inicio de una normalización rápida y contundente de los tipos de interés por parte de, por ejemplo, la Fed. ¿Lo ven factible? Probablemente no.



Mis estrategas globales han intentado plasmar en un gráfico la relación entre excesos y burbujas, en este último caso considerando precios relativos históricos cuya ruptura ha llevado precisamente a shock.

Sean magnánimos al valorarlo….





¿Menos riesgo de burbujas? Claro, commodities y bolsas emergentes; ¿mayores riesgos? deuda pública y crédito europeo. El resto, depende.



En definitiva, todo puede ir a más antes de que realmente la situación pueda escaparse de las manos….de los bancos centrales. Revisen por ejemplo los comentarios ayer de Coeure o de Noyer. Valoren probablemente las Actas del último FOMC que conoceremos hoy. Presten atención a los matices del Banco Central de China cada vez que algún consejero sale al mercado. Cautela, prudencia y especialmente más margen de actuación si fuera preciso. Y se refieren claramente a ampliar la base monetaria. Pero, les entiendo: la liquidez ayuda mucho, pero no lo es todo.



¿Qué hace falta adicionalmente para que la revalorización de activos vaya a más? El mercado puede seguir haciéndolo bien mientras que las dudas macro no se materialicen. Además, es una cuestión de oferta/demanda. Y en la demanda influyen, y mucho, los bancos centrales. Especialmente en renta fija. Por lo que respecta a la oferta, ¿qué les puedo añadir yo sobre la De equitización y el bajo stock de capital?. El resto, en términos de las finanzas públicas, vendrá de la mano de los estabilizadores automáticos una vez que la recuperación cíclica siga su curso.. Por último, el propio nivel de excesos de precios. Son altos desde una perspectiva histórica; pero no tan altos, también mirando su comportamiento pasado, como para llevar a una burbuja que nos explote.



¿Y más adelante? el futuro a medio y largo plazo sigue siendo incierto. El de corto plazo, como ven, algo menos.



José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España