Ayer la sonrisa se cortó de cuajo. El RSI de la volatilidad rompió el máximo reciente y la volatilidad se para justo en la directriz bajista. Ahora debemos tener mucho cuidado por si rompe al alza y es más presión bajista.

(gráfico no disponible por problemas técnicos).