Como vemos, la volatilidad ha dado un paso atrás y no rompe la tendencia bajista, cosa que es positiva, pero como el movimiento del viernes fue tan fuerte, el indicador está algo tocado por ese movimiento y recuperará el comportamiento más afinado en los próximos días.

Ahora el punto a vigilar es la salida de la sobrecompra del futuro del DAX, que es lo que nos puede dañar, como lo ha hecho otras veces.