Como se puede ver, la volatilidad del DAX sigue subiendo y su sobrecompra también. Esto último debe ser un As en la manga,  pues cuando las cosas mejoren la volatilidad saldrá de la zona y eso puede ayudar a mejorar al riesgo.

De momento la media de 50 sesiones está tocada y veremos si aguanta como soporte según se vayan acercando las elecciones en Francia.

El RSI del futuro del DAX sigue perdiendo posiciones y la vista está puesta en la sobreventa, así que hay que esperar.